MAÑANA NOS VAMOS A FAUNIA.

Os recordamos que mañana viernes nos vamos a Faunia.

Saldremos sobre la 9:00 de la mañana y llegaremos a las 16:00 horas.

Como ya sabéis,  los niños tienen que llevar una mochila con su nombre. En ella llevarán: una botella de agua pequeña, un brick de zumo o batido para el desayuno  y un sandwich o bocadillo para comer. Los niños de comedor llevarán el picnic que les prepará el comedor del colegio (incluye una botella de agua). Si hace buen tiempo, los niños llevarán una gorra con su nombre y en casa deberéis echarles protección solar.

Por último, recordaros que cuando lleguemos al colegio, iremos a las clases y desde allí los entregaremos como todos los días. (No entregaremos a los niños desde el autobús).

¡¡¡Hasta mañana!!!

EL BOMBERO F.

Esta semana hemos conocido al bombero  F de Letrilandia.

 

Una vez hubo un incendio en el País de las Letras y se quemaron muchos árboles y algunas casas. Costó un enorme esfuerzo apagarlo, porque había que sacar el agua de un pozo o cogerla del río y después llevarla en cubos. Aunque todos acudieron a apagar el fuego no lo habrían conseguido si no llega a ser porque empezó una gran tormenta con un fuerte chaparrón.

¡Qué alegría cuando empezó a llover! Los niños y las niñas, para que siguiese lloviendo, cantaban la canción de la lluvia que todos conocemos.

La reina y el rey estaban muy preocupados pensando lo que podría pasar si había otro incendio y la lluvia no llegaba. Se quedarían sin nada. Así que comenzaron a pensar en posibles soluciones.

Los reyes llamaron a la periodista K y le dijeron:

– Queremos que visites varios países y hagas un reportaje explicando qué hacen sus habitantes cuando tienen un incendio. En cuanto lo averigües, vuelve rápidamente a contárnoslo.

Así lo hizo y al cabo de algún tiempo volvió con varias ideas. Cuando se las fue contando a los reyes, éstos se pusieron muy contentos porque vieron que eran realmente buenas.

– Señores -dijo la K-, hay un país donde no dejan encender fuego en el bosque. En otro no dejan fumar, porque la gente, al tirar los cigarrillos encendidos, pueden provocar un fuego. En otro prohiben tirar cristales rotos en el campo, porque el sol los calienta mucho y sus reflejo puede hacer que las cosas cercanas prendan como si fueran cerillas. En otro no dejan tirar las basuras, porque también se incendian con facilidad. Y hay uno, que es el que más me ha gustado, que tiene unas personas muy preparadas para apagar los incendios. No sacan el agua de los pozos ni los ríos. Abren un grifo, enchufan una manguera larga, larga y por allí llega el agua hasta el lugar del incendio. Además tienen unas escaleras altísimas para salvar a la gente que se ha quedado dentro de una casa incendiada.

– Nosotros vamos a tomar todas esas medidas de precaución al mismo tiempo – dijeron la reina y el rey.

Los reyes mandaron una carta a todos los súbditos prohibiendo hacer fuego, tirar cristales, basuras y papeles, jugar con el fuego niñas y niños,… y el que no lo cumpliese tendría que pagar una multa.

Preguntaron quién quería ser bombero, y un señor muy alto, el más alto de todos, fue elegido jefe de los bomberos. Este señor era F, a quién luego, como lo hacía tan bien y apagaba todos los incendios, le llamaron el señor del Fuego. Decían que el fuego le obedecía y que, en cuanto lo veía, se marchaba corriendo o se apagaba, temeroso de la ducha fría que le enviaba el señor F.

El señor F es un buen amigo del jardinero J, pues gracias a él tiene dominado el fuego dentro de una estufa, y cuando hace frío, sus plantas y flores están calentitas y no se mueren ni enferman.

Un día el príncipe cogió una caja de cerillas de sus papás y se escondió con la princesa I en la caseta del jardinero.

El príncipe quería encender cerillas, porque pensaba que era divertido, aunque vosotros sabéis que es muy muy peligroso. Al hacerlo se quemó y soltó la cerilla, que fue a caer en un cubo de papeles que se prendieron. Intentó apagarlo con una escoba, pero tiró el cubo al suelo y lo que consiguió fue empeorar las cosas. Se fue prendiendo todo lo que allí había y al poco tiempo, estaban rodeados de un gran fuego del que no podían escapar, y empezaron a gritar…..

Antes de oírlos, el jardinero J y el bombero F vieron el resplandor, corrieron a preparar las mangueras. Empezaron a echar agua con rapidez, pero el fuego se había hecho muy grande y tardaron en apagarlo.

Cuando se dieron cuenta de que los príncipes estaban dentro, el señor F no se lo pensó, se mojó mucho, le pidió al jardinero que le siguiera echando agua. Cogió una manta bien mojada para envolver a los niños y saltó dentro del fuego. Por fin consiguió rescatarlos.

La gente acudió al ver el incendio y ayudaron a apagarlo, los reyes abrazaron a sus hijos y no les dijeron nada porque estaban asustadísimos. Cuando se calmaron hablaron de lo que había pasado y prometieron no volver a jugar con fuego ni acercarse a la cocina, donde se guisa la comida. Acordaos de esta aventura y nunca hagáis lo que hemos dicho que puede causar un incendio.

 

Para escuchar la canción de nuestro nuevo amigo, pinchad sobre la imagen que aparece abajo. 

 

UN PLANETARIO EN EL COLE.

Hoy, en el gimnasio de nuestro cole, había una gran sorpresa. 

¡¡¡Un planetario!!!

Hemos entrado poco a poco  a una especie de iglú y nos hemos sentado en círculo para así poder contemplar una película. Al principio, estábamos un poco nerviosos por la oscuridad, pero nos han encantado las imágenes de las estrellas, las constelaciones…

 

Nos encantaría saber qué os han contado vuestros peques en casa.

¡¡¡Esperamos vuestros comentarios!!!

CUMPLEAÑOS DE LA SEMANA: IANIRE.

El pasado 12 de mayo, Ianire vino al cole con una gran sonrisa.

¡Era su cumpleaños!

 

Lo llevaba esperando desde hace tiempo y ese día estuvo muy feliz porque, por fin, cumplió  6 añazos.

¡¡¡Muchas felicidades, Ianire!!!

SAN ISIDRO 2014

El pasado miércoles, 14 de mayo, fue un día estupendo en el que celebramos la fiesta de San Isidro.

 

Mientras el patio de infantil se vestía de fiesta a primera hora de la mañana, en las clases de 5 años decoramos unos mantones con flores, dibujamos unos chulapos y chulapas muy bonitos y ensayamos el chotis para que más tarde nos saliera a las mil maravillas.

 

A continuación,  vestidos para la ocasión (por cierto, todos muy guapos) salimos al patio con nuestra pareja  para hacer un desfile junto a los niños de 3 y 4 años. Bailamos varios chotis muy bien (los espectadores que estaban en la valla aplaudieron muchísimo) y terminamos con un rico desayuno en el que no faltaron los típicos barquillos. Y después, hubo tiempo para jugar y bailar. 

¡Nos lo pasamos genial!

Aquí os dejamos unas imágenes de los mejores momentos del día de San Isidro. 

San Isidro 2014

¡Esperamos que os gusten!

 

TERMINAMOS LA UNIDAD 5, CONOCEMOS AL PAYASO R Y SU HERMANO Y COMENZAMOS LA UNIDAD 6.

¡Cómo pasa el tiempo!

Estamos ya en mayo y el pasado viernes terminamos nuestro quinto libro,  donde hemos aprendido muchas cosas sobre los medios de transporte. Además hemos trabajado conceptos como izquierda/derecha (que nos resulta un poco complicado), los números hasta el 10 y sus ordinales, las restas sencillas, las figuras geométricas como el cilindro, etc.

El lunes, comenzamos nuestra unidad número 6, con la que aprenderemos y descubriremos muchas cosas sobre el sistema solar y el Universo. Como en las unidades anteriores, si tenéis algún material, libro, canción… ya sabéis que los niños pueden traerlo a clase para enseñárselo al resto de sus compañeros. 

Estos día hemos conocido al  payaso R de Letrilandia y a su hermano el atleta.

¿Queréis conocer su historia?

 

 

El payaso R es un personaje de circo divertido, alegre, con un gorro puntiagudo, una gran nariz redonda y enormes zapatos.

Este payaso es muy ruidoso y disfruta imitando el ruido de las motos de carreras rrrr, rrrrr,rrr.  Lo que más le gusta de su traje es su gorro lleno de estrellas y no se lo quita ni cuando descansa.

Os voy a contar cómo el payaso R se quedó a vivir en el País de las Letras: El mago Catapún, que es el rey de los gigantes, siempre está tramando fechorías, y mandó a los gigantes con sacos llenos de ratas para que las soltasen por la noche en el País de las Letras. Cuando nuestros amigos se levantaron se las encontraron por todos lados: en la cocina, en el colegio, en la pastelería, encima de las camas de la reina, del rey y de los princesas, que salieron corriendo y gritando espantados. Hasta en los zapatos había ratones. ¡No sabían que hacer!

Los reyes empezaron a pensar, como siempre que había problemas, y decidieron pedir ayuda a todos los habitantes del País de las Letras. Las letras se reunieron en asamblea y cada una fue aportando ideas para acabar con aquella invasión. Entre todas las que dijeron,  destacó la que propuso el payaso R, que quería acabar con los ratones que llenaban el circo y ponían nerviosos a los elefantes y furiosos a los leones y hacían que los perros ladrasen sin cesar. Se acordó del cuento de “El flautista de Hamelín”,  pero como el payaso no tenía flauta mágica como el flautista, decidió emplear queso para acabar con los ratones.

Cogió un cesto lleno de queso y lo fue repartiendo por el suelo del circo, los ratones atraídos por el olor acudieron rápidamente. El payaso esperó a que acabaran de comérselo y luego fue echando trocitos de queso por el suelo hasta llegar a la calle. Los ratones le seguían y pronto empezaron a acudir de todas las casas hasta que éstas se quedaron sin ratones. Después se dirigieron al campo y al llegar al río, el payaso echó en éste trocitos de queso, y los ratones que sólo miraban el queso no se dieron cuenta del agua y zas…al agua, y los arrastró la corriente camino del mar.

La gente del País de las Letras gritaba: ¡Viva el payaso R! Y lo llevaron a hombros hasta el palacio real.
 Los Reyes estaban felices y le dijeron: -Pídenos lo que quieras que te mereces un premio.
El payaso R contestó:
- Señores, dadme una casita con jardín, y mi hermano y yo nos quedaremos a vivir en vuestro país. Los reyes aceptaron encantados y le preguntaron qué trabajo quería hacer y el respondió que le gustaría ser el encargado del garaje de palacio, porque le encantaba el ruido de los coches. El rey accedió y lo nombró encargado general de todos los garajes del reino y, además, jefe de protección contra las ratas.

Un día el rey fue a verlo para saber si estaba contento. ¡Qué susto se dio al oír aquel ruido insoportable!, no se entendían ni hablando a gritos.

El Payaso R le preguntó si algún día podría ir a palacio a visitarle y si el Señor Estudioso podía dibujar su cuerpo para escribir libros. El rey U le dijo que ya lo hablarían cuando hubiera menos ruido.

EL rey lo pensó mucho y cuando el payaso R fue a visitarlo le dijo: -De acuerdo, vendrás con nosotros, pero cuando estés entre dos personas de mi familia, no podrás gritar.

– ¿Pero nunca podré gritar rrrrrrr…?
- Bueno, cuando hables el primero y no vayas entre dos personas de mi familia.
- Bien, procuraré acordarme.
- Espero que así sea –contestó el rey U.
Como el payaso no quería disgustar al rey, pensó que si llamaba a su hermano, que era muy forzudo de tanta gimnasia como hacía, a lo mejor era más fácil, ya que como los dos sonaban igual, aunque hablaran bajito, al hacerlo los dos a la vez harían ruido suficiente, pero el rey no les podría regañar.

 

El payaso R fue a buscar a su hermano para contarle su plan, y lo convenció para que lo acompañase en el próximo paseo con la familia real. 

¿Os acordáis de lo que le dijeron los reyes al payaso R que debía hacer cuando los acompañase a ellos y a su familia? Claro, tenía que gritar fuerte haciendo ruido de moto si era el primero que hablaba, pero debía hablar suave si iba entre dos personas de la Familia Real.

¿Os acordáis que el payaso quería gritar algunas veces con fuerza y de que se fue a buscar a su hermano para que le ayudase?

Su hermano no era tan ruidoso y no quería ir con él, pero el payaso R se puso tan triste y le dijo tantas cosas que al final tuvo que decir:

-Vamos a probar, pero si sale mal, no quiero saber nada.
-Eres un gran hermano, verás que bien lo pasamos.
 Al ir de paseo, primero se colocaron entre la reina A y la princesa O.

Antes se oía aro, pero ahora, al colocarse también su hermano, y hablar los dos juntos, dijeron arro; de esta forma, pero se convirtió en perro; y caro en carro. “¡Qué raro!”, pensó el Señor Estudioso cuando se puso a escribir palabras y algunas le sonaban mal: oro era orro, por ejemplo.

-¿Ves qué lío hemos armado? Dijo el hermano forzudo.

-No os preocupéis –los tranquilizó el señor Estudioso-, porque he resuelto un problema que, desde que los reyes habían ordenado no hacer ruido, creía imposible de solucionar….Ya puedo escribir perro, carro, porra, arroz, aunque hay otras palabras que suenan mal….Voy a ver cómo lo arreglo. Para que todo fuera bien habló con los dos hermanos y los convenció de que algunas veces pasearan los dos juntos con los reyes y los príncipes, y otras, el payaso R solo, y así lo hicieron…

Cuando los veamos juntos, haremos ruido fuerte, pero cuando  el payaso R esté solo entre las dos personas de la Familia Real, lo haremos suavemente, para que los reyes no se enfaden con nosotros. ¿De acuerdo?

Antes de despedirnos, os recordamos que mañana vamos a celebrar San Isidro y que los niños vendrán vestidos de Chulapos a las 9:00. Realizaremos diferentes actividades relacionadas con esta festividad durante la mañana. ¡Seguro que lo pasaremos bien!

¡HASTA PRONTO!

CUMPLEAÑOS DE LA SEMANA: ERIC Y CLAUDIA.

Esta semana han cumplido 6 añazos nuestros amigos Eric ( de 5 años A) y Claudia (de 5 años B).

 

Eric lo celebró con todos sus amigos del cole el 7 de mayo. Le hizo mucha ilusión que le cantaran el cumpleaños feliz.

El cumpleaños de Claudia  fue dos días más tarde, el 9 de mayo. Estaba muy contenta y regaló unos bolígrafos muy chulos a todos sus compañeros.

¡¡¡MUCHAS FELICIDADES A LOS DOS!!!