REUNIÓN DEL TERCER TRIMESTRE.

Papás y mamás:

El próximo martes, 6 de mayo, tendrá lugar la reunión del tercer trimestre en las clases de 5 años. Será a las 14:00 horas.

Trataremos temas como la graduación de los niños, la excursión que tendremos a finales de mayo, las celebraciones de este trimestre…

Ya sabéis que vuestra asistencia es importante, pero si no podéis venir, no os preocupéis porque os pondremos un resumen en la puerta de las casitas y en el blog.

¡Os esperamos!

LA SEÑORITA Z Y LA ENFERMERA C.

Después de las vacaciones, llegaron a nuestras clases la Señorita Z y la enfermera C.

 

 

La Señorita Z es elegante y graciosa. Le gusta que los niños hagan las cosas a su tiempo, jugar a la hora de jugar, comer a la hora de comer, trabajar a la hora de trabajar y dormir a la hora de dormir.

La señorita Z es la encargada de acompañar a los príncipes cuando van de paseo. En una ocasión volvió muy enfadada porque el príncipe E se subió a un árbol, se rompió los pantalones nuevos y casi se cayó cuando se rompió la rama donde había puesto el pie. La señorita Z dio un grito y se puso muy nerviosa, le regañó y luego se lo contó a sus papás, así que el príncipe tuvo que prometer que nunca más se portaría mal.

Otro día que también iban de paseo, el príncipe E y la princesa I se adelantaron y se escondieron en un campo de flores altas que les tapaba. Como la señorita Z no los veía, pensó que se habían perdido y se asustó muchísimo. Cuando por fin salieron vieron que habían pisoteado todas las flores. Pero también esta vez los perdonó.

Pero la travesura más grande, la hicieron cuando los llevó al circo. Llegaron con sus palomitas, pipas y cacahuetes, muy formales y se sentaron; pero como la función tardaba en empezar, no paraban de moverse, aprovecharon un descuido de la señorita Z y se escaparon y se fueron a una parte del circo que había una caja grande. La abrieron y sacaron lo que les pareció una cuerda, pero que era… ¡Una serpiente dormida! Sin embargo no se asustaron porque no sabían lo que era, empezaron a saltar con ella a la comba, y la serpiente seguía dormida, creyendo que la estaban acunando y no se despertó.

La señorita Z, al verlos, se asustó, empezó a gritar y llorar y casi se desmaya. Los niños volvieron y se sentaron en sus sillas. Sus travesuras continuaron durante las actuaciones del circo: payasos, perros amaestrados…Tiraron de la cola a un perrito y casi les muerde, pincharon al león con un palo en su jaula. Pero lo peor fue cuando vieron los elefantes. Como el príncipe tiene uno, saltó a la pista se agarró a la cola del primero y subió como si fuera un trapecista. Luego se deslizó por la trompa como si fuera un tobogán, y quiso subir otra vez, pero como el elefante no lo conocía, se enfadó, lo cogió con la trompa y lo tiró al tanque de los patos. La princesa se acercó a ayudar a su hermano, y, ¡zas! El elefante, todavía enfadado, la mandó al lado de su hermano, llenó la trompa de serrín y se lo echó por encima. Toda la gente se reía porque pensaban que era un número del circo, menos la princesa O y la señorita Z.

La señorita Z se enfadó, cogió a cada uno de la mano y volvieron a palacio, se puso delante de los reyes y nerviosita, tartamudeando les dijo: “señores, aquí tenéis a esta pareja revoltosa y desobediente, ya podéis mandarme lo que queráis, menos que vuelva a salir con el príncipe E y la princesa I”.

Desde entonces, la señorita Z sólo acompaña al rey U, a la reina A, y a la princesa O.

A los reyes les pareció bien, y les dijo que de momento no irían a ningún sitio hasta que encontrara a alguien que acompañara a esa pareja.

 

 

 

 

Como la señorita Z se negaba a salir con los príncipes, no había nadie que se quedara con ellos cuando salían los reyes. Al principio se quedaban con la cara triste. Pero pasaban los días y los reyes echaban de menos la alegría de sus hijos y la princesa O comenzaba a aburrirse sin sus hermanos.

El Señor Estudioso que quería dibujar el cuerpo de las letras para escribir libros, no podía formar palabras como ccccena, ccccine… desde que la señorita Z se había enfadado. El rey se metió en su despacho y empezó a pensar una solución, igual hizo la reina y acabaron todos los habitantes del país pensando lo que se podía hacer.

La enfermera C había nacido en una ciudad al otro lado del mar; vino al País de las Letras a estudiar para ser enfermera, pero le gustó tanto que se quedó a vivir y a trabajar en él.

Un día, al salir del hospital, la enfermera C se sorprendió al ver la cara de preocupación que tenían todos; la enfermera C se acercó a preguntarles. Cuando se enteró también ella se preocupó y empezó a pensar si no podría remediarlo. ”Tengo bastante trabajo, y salgo cansada, pero algunos días no voy al hospital, y otros tengo la tarde libre. Además me gustan mucho los niños y hablo varios idiomas, así que estoy dispuesta a hacer el trabajo de la señorita “Z”. Y se fue a hablar con los reyes.

Te lo agradecemos mucho, le dijo el rey, pero he de decirte que mis hijos disfrutan haciendo travesuras, aunque la verdad es que no son malos. Tendrás que tener cuidado para que no les pase nada ni molesten a nadie y no estropeen los jardines.

El rey se fue muy contento a contárselo a su familia, y la princesa I y el príncipe E saltaron de alegría cuando se enteraron.

La primera vez que fue la enfermera C a buscarlos se llevaron un susto que casi se caen por la ventana. Como iba vestida de enfermera, se pensaron que iba a ponerles una inyección, así que corrieron y se metieron debajo de la cama.

La enfermera se lo explicó todo, que no le había dado tiempo de cambiarse porque se le hacía tarde para llevarlos al campo a buscar ccccerezas, que estaban rojas y apetitosas. Salieron de debajo de la cama y le dieron la
mano a la enfermera C.

Ya en el campo, el príncipe y la princesa jugaron tranquilos. Al regresar a casa llevaban un gran cesto lleno de ccccccerezas para sus papás. A la enfermera le dieron las gracias y un gran abrazo. Ella les dijo que le había gustado mucho el paseo que habían dado y que otro día los llevaría a cccccenar y al cccccine con permiso de sus papás.

Tenemos que tener cuidado de no confundir a la señorita Z con la enfermera C, porque la señorita Z no sale nunca con la princesa I ni el príncipe E.

 

 

 

 

Como podéis comprobar, seguimos conociendo y  aprendiendo nuevas letras de Letrilandia. ¿A quién conoceremos los próximos días?

¡Pronto  lo sabréis!

 

EL CAMARERO V.

Este fin de semana, os vamos a presentar  las últimas letras de Letrilandia que hemos conocido en clase.

Antes de las vacaciones, conocimos al camarero V, que es el hermano de la presumida B.

 

Es más bajito que su hermana. Su forma de hablar es igual; por eso resulta muy fácil confundirlos.

Se pasa todo el día en el bar sirviendo vvvvvasos de naranjada y limonada, y de leche para los niños y las niñas.

Acaba con dolor de pies y eso que usa zapatos bajos para cansarse menos y coger la bandeja con más seguridad. Como no tiene ayuda se cansa mucho y además en verano ponen la terraza y los paseos son más largos.

Tanto y tanto trabajó, que la doctora le mandó ir unos días de vacaciones a un sitio tranquilo, así que la señorita B se ofreció a realizar su trabajo. Aunque presumida, era muy buena hermana.

Entonces empezó el lío. El Señor Estudioso, que estaba dibujando el cuerpo del camarero para poder escribir vaso, vino, viernes, vacaciones…, se quedó muy sorprendido cuando vio a la señorita B y la oyó hablar: “ ¡Que raro! ¡Si habla como el camarero! ¡Si suena igualito!” Al pensar esto se le ocurrió que sería divertido poner algunas palabras con el cuerpo de esta señorita y así lo hizo.

El Señor Estudioso era muy bromista y quería ver si la gente aprendía a escribir bien cada palabra o eran unos despistados.

Se lo contó al rey U, que le dijo: “Haced lo que queráis, pero si alguien se equivoca, le diremos que es un despistado”. Desde aquel día es complicado para las niñas y los niños que no prestan suficiente atención. Sólo existe un truco para que estos dos hermanos no nos confundan: consiste en observar detenidamente las palabras cuando las encontramos en los libros, y si alguna vez queréis escribir palabras que suenen “ba, be, bi, bo, bu”, y no sabéis si poner a la presumida B o al camarero V, preguntádselo a alguna persona mayor, que os los dirá encantada.

 

CUMPLEAÑOS DE LA SEMANA: LAURA, ÁLEX, JIMENA Y MADELEINE.

Esta semana ha estado cargadita de cumpleaños en las dos clases.

 

En la clase de 5 años A, el jueves celebraron el cumple de Álex. Estaba muy contento y deseando celebrar sus 6 añazos con todos los compañeros del clase. Y el viernes, fue el turno de Madeleine, que también quiso celebrarlo en el cole con todos sus amigos.

 

Aquí tenéis las fotos de los cumpleañeros de este grupo. ¡Qué  mayores están!

 

 

Y ahora os dejamos las fotos de Laura y Jimena de la clase de 5 años B.

 

 

 

Laura celebró su cumple antes de las vacaciones, pero nos quedó pendiente poner su foto. ¡Qué guapa está con 6 años!

 

Y el viernes, Jimena también celebró su 6º cumpleaños en clase regalando a todos sus compis un detallito a cada niño que les encantó. ¡Gracias, Jimena!

¡¡¡MUCHAS FELICIDADES A TODOS!!!

ÚLTIMOS DÍAS DEL TRIMESTRE.

Los últimos días del segundo trimestre han sido muy ajetreados. 

Nuestro segundo día de la Semana Cultural, tuvimos la suerte de asistir a dos representaciones de teatro representadas por los niños de 5º de Primaria (“El Gato con botas”)  y de 3º de Primaria (“Pájaro de fuego”).

También tuvimos tiempo de realizar nuestro taller, en el que hicimos un fantástico sombrero de mago.

 

Y para terminar nuestra Semana cultural, el pasado miércoles, 9 de abril, todos los niños y profes del colegio fuimos a la pista que hay junto al gimnasio, para ver una pequeña muestra de todo lo que habían trabajado los diferentes cursos sobre los Países de Europa.

Queremos felicitar tanto a los alumnos como a los profes que hicieron posible que viésemos un gran espectáculo. Pero queremos reconocer, especialmente el trabajo de la profe de música, Carolina, que fue la encargada de organizar y dirigir a todos los alumnos del cole. Carolina, hiciste un trabajo maravilloso. ¡Enhorabuena!

 Nuestros chicos de 5 años, lo hicieron muuuuuy bien. ¡¡¡¡Son unos grandes artistas!!!  Y todos estaban guapísimos.

¡¡¡BRAVO!!!

Aquí os dejamos unas fotos para que veáis un poquito de todo lo que hicimos estos días.

Semana Cultural 2014-II/III

Por último, comentaros que el último día de clase, en 5 años B, celebramos el cumpleaños de nuestra compañera Laura. Se nos pasó hacer la foto con la corona (¡Mil perdones a su familia!), pero prometemos , que a la vuelta de vacaciones, la pondremos sin falta. Os podemos adelantar que se lo pasó genial y que tenía una sonrisa de oreja a oreja mientras sus compañeros le cantaban el cumpleaños feliz.

¡¡¡Muchas felicidades, Laura!!!

  Felices vacaciones y recordad que volvemos a clase el martes 22 de abril.

COMENZAMOS LA SEMANA CULTURAL.

Hoy ha comenzado nuestra semana cultural. 

Al llegar al cole, nos hemos dirigido al gimnasio para ver la representación del cuento de “La pequeña Cerillera”. El cuento lo han representado todos los niños de 2º de Primaria y lo han hecho muy bien. ¡ Son unos artistas! 

A continuación, nos hemos ido a nuestras clases para realizar nuestro primer taller. Como ya sabéis, el país que representamos es Grecia y los niños están preparando con la profe Carolina una pequeña representación de “El aprendiz de Brujo”. Por ello, a lo largo de la mañana, hemos hecho una varita mágica con goma-eva, que, además utilizaremos el próximo miércoles. 

¡Han quedado preciosas!

semana cultural 2014-I

 Y mañana…¡Más!